Menú Principal

Consejos del Especialista

Lactancia materna, un verdadero desafío

Después del anhelado momento de tener un hijo, comienza una nueva travesía para las madres, dar pecho al recién nacido.

Amamantar es un proceso vital y fundamental en la vida de algunas mujeres, pero para otras, es una etapa difícil, que en muchos casos puede ser hasta dolorosa. Dar pecho a un hijo no sólo se relaciona con un acto de amor, sino más bien, con una etapa que requiere dedicación, tranquilidad, y ojalá el acompañamiento del entorno más cercano, sin criticas ni tantas sugerencias.

La evidencia científica ratifica los innumerables beneficios de la leche materna para el desarrollo de un recién nacido en su primer periodo de vida. La leche humana es, además, una fuente óptima para los dos primeros años de existencia, complementada con otros alimentos.

Sus principales componentes son: agua, proteínas, minerales, vitaminas hidratos de carbono, grasas y elementos que permiten proteger contra las infecciones y las alergias, además de estimular el desarrollo del propio sistema inmune del lactante.

Para la matrona Gestora de los Cuidados de Matronería del Hospital El Carmen, Carol Salazar, la leche humana no sólo otorga beneficios biológicos, sino que además fortalece el vínculo entre madre e hijo, “si bien la lactancia favorece el apego, no es una condición sine qua non para este, ya que depende de muchos factores, por lo que las mujeres deben dejar fluir este momento con calma y serenidad, pero lo habitual es que se vive con mucha presión, dudas y temores”.

Por esta razón es importante que las mujeres y sus familias entiendan que dar pecho es un proceso, y como todo proceso necesita tiempo y adaptación.

La profesional  invitó a las madres a vivir este periodo con calma y paciencia, ya que el estrés podría entorpecer el periodo de lactancia.

Isabella Peinecura, quien tuvo a su segunda hija el pasado 16 de marzo, en nuestro centro de salud, detalló su experiencia durante el periodo de lactancia y la importancia del vínculo con sus hijas en este proceso, “con mi primera hija no tuve problemas para amamantar, no tuve heridas ni dolores, por lo que para mí fue una experiencia linda y perfecta, y espero que sea igual con Martina”.

La madre explicó que en este proceso fue fundamental el apoyo de la familia y la orientación de su matrona, “mi consejo para las madres es que no se pongan nerviosas y no sean prejuiciosas al momento de dar leche a sus hijos, yo lo hago en cualquier lado, no importa donde esté, porque se trata de la alimentación de mi hija, y eso para mí es lo importante”.

Recomendaciones de la matrona

Durante el periodo de lactancia, la matrona del HEC, Carol Salazar, recomienda libre demanda, es decir, cuando el bebé lo requiera. Pese a que esto pueda ser un proceso agotador, es importante que las madres tengan una buena alimentación, o puedan tener el descanso que necesitan mientras su hijo o hija duerme, sostuvo Salazar.

Cuando vaya a amamantar a su bebé busque una posición cómoda, cuidando su cuerpo, manteniendo un buen apoyo en su espalda, aprovechen los cojines de lactancia para favorecer la comodidad de ambos (..) permanezcan en un lugar tranquilo, que les permita conectarse”.

El dolor de las grietas en los pezones suele ser habitual, incluso a veces corresponde a malas técnicas de acople entre la boca de su hijo y el pecho materno; mientras vive este proceso, la madre irá reconociendo también la forma en que el dolor disminuye hasta que cede por completo y comienza una segunda etapa, menos dolorosa, con la mujer más confiada, tranquila y con un conocimiento mutuo entre ella y su bebé.

En el caso de los dolores y heridas en los pezones durante la lactancia, la matrona del HEC señala que “como recomendación para el cuidado de las mamas, deben lavarlas siempre después de dar pecho, utilizar sostén de algodón, y aplicar de su propia leche en los pezones para favorecer la cicatrización de las grietas”.

La profesional agregó que la lactancia materna hasta los 6 meses y una alimentación apropiada los primeros años de vida, otorgará mayores probabilidades de disminuir el riesgo de obesidad, hipertensión, diabetes, y de generar enfermedades cardiovasculares en la tercera o cuarta década de vida.

En ese sentido, la Gestora de los Cuidados de Matronería del Hospital El Carmen de Maipú, Carol Salazar, incentivó a las madres a confiar en ellas mismas y apoyarse de alguien que les de tranquilidad y seguridad en este proceso de lactancia.