Menú Principal

El Especialista Aconseja

Cómo leer una tabla nutricional 


La nutricionista del HEC, Camila Valenzuela, nos entrega sus recomendaciones para entender el contenido de nutrientes que contienen los alimentos.

Siempre que las personas hagan uso de esta información, deben leer el aporte y los ingredientes para poder escoger siempre el producto más saludable.

¿Qué debemos mirar en una etiqueta?

El etiquetado nutricional muestra el aporte del producto por 100 g. y por porción. La porción es la ración que debemos ingerir y se indica su cantidad en gramos o ml. y, su equivalencia en unidades o una medida casera. Por ejemplo: “Porción 30g. (6 galletitas)”. La porción es la cantidad promedio que normalmente debería consumir una persona sana.

La profesional señaló que, con frecuencia, un paquete de alimento contiene más de una porción.

¿Cómo interpretarlo?

La Energía son las Kilocalorías o aporte energético que obtenemos al consumir una porción. Se expresa en unidades de Kilocalorías (kcal) y kilojoules (kJ). Por ejemplo: “121 kcal = 508 kJ”.  Y Se calcula a partir de la energía aportada por los macronutrientes como los carbohidratos, proteínas y grasas.

Grasas: el aporte total de grasas es importante y para ello, debemos fijarnos en los gramos de grasa por 100 gramos de producto.  Lo ideal es escoger el producto con menos de 10 gramos de grasas por cada 100 gramos de alimento. Y si el aporte de grasas es mayor, no podemos dejar de mirar el tipo de grasa que contiene, ya que el predominio de grasas saturadas nos hablará de un producto desaconsejable y poco saludable. En tanto, un producto cuyas grasas son en su mayoría ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados será beneficioso para nuestra salud.

No olvidar si posee grasas trans, mirando la información nutricional y revisando sus ingredientes: si figura el aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado, posee grasas trans.

Hidratos de Carbono:  se lee también por cada 100 gramos y en algunos casos, se detallan cuáles del total de los hidratos son azúcares, siendo aconsejable que no presenten más de un 10% de azúcares. Si no se describe cuáles son azúcares, podemos ver sus ingredientes y revisar si presenta azúcar, fructosa, sacarosa o miel. Si aparecen es porque sí contiene y debe tenerse en cuenta en el caso de personas con triglicéridos altos y diabetes.

Debemos considerar el aporte de:

Fibra: el aporte de fibra es fundamental porque nos habla indirectamente del índice glucémico del alimento, es decir, de cuánto tarda en digerirse y en elevar la glucemia en el cuerpo. Además, la cantidad de fibra repercute en nuestra salud intestinal, en las defensas del organismo y en la saciedad al consumir el alimento. A diario debemos consumir alrededor de 30 gramos de fibra, por eso, un producto con buena proporción de fibra debe contener aproximadamente 10 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto.

Sodio: el aporte de sodio es de importancia para toda la población, sin embargo, es fundamental para quienes tienen problemas cardiovasculares o hipertensión por que deben llevar una dieta hiposodica. Para ello, hay que mirar el aporte por cada 100 gramos de producto y escoger aquellos que aporten menos de 200 mg de sodio por cada 100 gramos de alimento.

Calcio: su aporte importa por la gran necesidad del organismo de este nutriente si queremos conservan el buen funcionamiento neuromuscular, así como la salud de huesos y dientes. Un producto con más de 100 mg de calcio por cada 100 gramos es considerado fuente de calcio.

Nuevos Sellos de Advertencia para Nutrientes Críticos

La ley se basa en 4 nutrientes críticos: Calorías, azúcar, grasas saturadas y sodio. Los productos que llevan el sello son porque en su elaboración les han agregado estos nutrientes críticos. Estos, son alertados ya que sus consumos excesivos pueden ser perjudiciales para la salud, como, por ejemplo: contribuir al exceso de peso u otras enfermedades crónicas de origen nutricional.

Estos sellos “ALTO EN” nos permiten distinguir con solo mirar el producto si son menos saludables e ir prefiriendo los que tengan menos sellos.

Cada sello nos advierte que es un producto que presenta niveles superiores a los límites establecidos por el MINSAL. (Ver tabla adjunta). Los limites son a base de 100 g. o 100 ml de producto. Ejemplo, un producto solido que tenga más de 350 kcal en 100 gr. Deberá tener el sello ALTO EN CALORÍAS

Consejos:

– Siempre preferir productos que no contengan ningún tipo de ALTO EN, y si no, elegir el que tenga menos sellos.

– Evitar los que tengan alto en azúcares, grasas saturadas y /o sodio

– Aun mirando los sellos, siempre debes leer el etiquetado y los ingredientes de cada producto encontrada en la parte trasera del envase.

 

Neurólogo del HEC explica qué es la apnea del sueño y cómo tratarla


¿Qué es la apnea del sueño?

Es una patología respiratoria que se caracteriza por la obstrucción total o parcial de la faringe. Esta enfermedad se trata de la oclusión (cierre o estrechamiento) de la vía aérea respiratoria durante el periodo de sueño.

En la mayoría de los casos, genera ronquidos y el peor de ellos, la apnea, que se entiende como la interrupción del ritmo respiratorio durante el sueño.

Un ejemplo claro de esto, son las personas que roncan con paradas habituales y constantes en la respiración, esto, porque la vía área se cierra y la respiración va disminuyendo o cesando.

Durante la noche, estas personas sufren un colapso en la faringe, lo que explica sus fuertes ronquidos. En ocasiones, éstos son muy parecidos cuando alguien se atraganta.

fotonoticia_20140930091741_1280_000_366

Causas

El neurólogo del Hospital El Carmen de Maipú, Ignacio Gutiérrez Corvalán, explicó que la apnea del sueño es una enfermedad multifactorial, “que en su mayoría afecta a personas mayores de 40 ó 50 años (generalmente hombres), quienes además tienen sobrepeso u obesidad, consumen tabaco, y tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, las que son prevenibles”.

El problema de esta enfermedad es que propicia y perpetúa algunos factores de riesgo para la salud, como, por ejemplo; la hipertensión, ataque al cerebro vascular o infarto agudo al miocardio.

No sólo afecta la calidad del sueño, sino que también, la capacidad restaurativa o reparativa del sueño durante el día; “vamos a tener a una persona que estará somnolienta, más lenta, con alteración de sus reflejos, con un coeficiente intelectual menor, y que, además, el paciente va a tener mayor riesgo de sufrir algún evento cardiovascular, y esa es la real relevancia de este tema”.

¿Cómo saber si una persona o familiar sufre de apnea del sueño?

Para el neurólogo del HEC, en muchos casos, la mejor forma de saber si alguien sufre de estos episodios es preguntándole a la pareja, por ejemplo, consultándole si la persona ronca, o si su respiración se detiene durante el sueño.

Los pacientes que sufren de apneas, emiten un estridor o un tipo de chillido cuando duermen, porque no puede pasar el aire a través de la vía respiratoria.

“Esto sucede porque se depositan grasas en la vía aérea, o en algunos casos, la musculatura está más hipotónica (más floja), además de otros factores como en el tabaquismo, que inflama la mucosa respiratoria y faríngea, y el consumo de algunos fármacos para dormir que aumentan la relajación”, explicó el médico especialista.

Otro de los síntomas es la excesiva somnolencia diurna, “habitualmente estas personas se quedan dormidas en las reuniones, en el cine, después de comer, se quedan dormidos sentados, están más lentos, amanecen y se acuestan cansados. Habitualmente, son pacientes son hipertensos”, detalló Gutiérrez.

Vida social

El neurólogo expuso, además, las repercusiones sociales o familiares que esta patología puede llegar a afectar o alterar en la cotidianeidad de una persona.

“Esta enfermedad tiene una directa repercusión sobre productividad laboral y también, sobre las relaciones interpersonales o sociales que tiene la persona, dado que vive cansado o tiene menos interés y rendimiento sexual, lo que hace que la persona se pueda ver afectada en su entorno por esta patología”.   

¿Cuáles son sus tratamientos?

Este problema de salud sin duda altera la calidad del sueño y el día a día de quien lo sufre, porque se sienta agotado todo el tiempo.

Frente a esto, el especialista del Hospital el Carmen recomienda ver los factores desencadenantes:

– Si la persona tiene sobrepeso u obesidad, deberá iniciar un tratamiento para bajar de peso.

– Si el paciente consume tabaco, deberá dejar el cigarro.

– Si el paciente toma medicamentos, como relajantes musculares o para dormir, puede disminuir, cambiar o suspender la dosis.

– Mejorar las medidas higiénicas del sueño; no tomar fármacos estimulantes por la noche, bebidas alcohólicas, y evitar comer muy tarde.

Si todas estas medidas están cubiertas, y el paciente no puede mejorar, se evaluará a través del otorrinolaringólogo, si existe alguna malformación o alteración estructural de la vía área.

En otro caso, también se recomienda el uso del cpap o maquina nasal, que mantiene un flujo continuo del aire durante la noche.

 

Cuidados para la tercera edad en invierno


La tercera edad es, junto a la infancia, el grupo de edad que es más propenso a padecer enfermedades respiratorias durante el invierno. Por esa razón  les brindamos algunos consejos para mantenerse saludables durante los meses de frío.

El Dr. Sergio Santos, Jefe de la Unidad de Geriatría, de nuestro hospital, entrega las siguientes recomendaciones:

Alimentación: El consumo de arroz y pasta aporta carbohidratos; fuente de energía; que ayuda a mantener la temperatura corporal. El pescado también debe estar presente en la alimentación de los adultos mayores. Esto debido a que la  pérdida de masa muscular acompaña al envejecimiento, ya sea por la reducción de la actividad física, la ingesta insuficiente de proteínas o por el descenso de las proteínas en el músculo. Dicha pérdida de masa muscular contribuye al deterioro funcional y con ello a la pérdida de autonomía. Se aconseja consumirlo 2 o 3 veces por semana, junto a proteínas de alto valor biológico como el huevo. Las llamadas frutas de invierno, naranja y limón,  son ricas en vitamina C, la cual es un  potente antioxidante,  favorece la absorción de hierro de los alimentos, previniendo la anemia y forma parte de la síntesis de colágeno favoreciendo la regeneración de la piel  además de  contribuir a un buen funcionamiento del sistema inmunitario, mediante la estimulación de  la producción y función de células blancas de la sangre, las cuales son  la primera barrera de defensas frente a infecciones producidas por  agentes bacterianos y vírales.

36040331612_ffb6c3bc69_z

Espacios con temperaturas promedio: A medida que nuestra edad avanza, la piel pierde su espesor y con ello los receptores cutáneos, siendo menor la sensibilidad a los cambios de temperatura ambiental, por lo que el anciano puede tener dificultad para percibir con certeza si tiene frío o calor. Por ello, la recomendación es mantener calefaccionada las habitaciones en una temperatura que oscile entre los 18 y 22 grados. Asimismo se deben evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que esto favorece en la aparición de enfermedades respiratorias.

Ropa: Es importante no abrigar demasiado al adulto mayor, sobre todo para procurar que no transpire y, de ser así, se debe cambiar la ropa húmeda por ropa seca. Por lo mismo, se sugiere utilizar ropas de algodón para evitar la sudoración, además de mantener la ingesta de agua y otros líquidos varias veces al día.

Ejercicio: Estar en casa no es sinónimo de inactividad. La actividad física permite mantener y mejorar la capacidad física, la movilidad articular la coordinación, ritmo, equilibrio y tono muscular. No debemos permanecer mucho tiempo sentado,  se puede andar por casa e incluso elongar de vez en cuando, ordenar los armarios, quitar el polvo, cambiar las sabanas, etc. Todo eso contribuye a mantener movilidad y evitar la descompensación  enfermedades cardiovasculares y del aparato locomotor.

36165723096_aa988d5b45_z

 

Lactancia Materna y el fortalecimiento del vínculo madre e hijo/a


Después del anhelado momento de tener un hijo, comienza una nueva travesía para las madres, dar pecho al recién nacido

Amamantar es un proceso vital y fundamental en la vida de algunas mujeres, pero para otras, es una etapa difícil, que en muchos casos puede ser hasta dolorosa. Dar pecho a un hijo no sólo se relaciona con un acto de amor, sino más bien, con una etapa que requiere dedicación, tranquilidad, y ojalá el acompañamiento del entorno más cercano, sin criticas ni tantas sugerencias.

La evidencia científica ratifica los innumerables beneficios de la leche materna para el desarrollo de un recién nacido en su primer periodo de vida. La leche humana es, además, una fuente óptima para los dos primeros años de existencia, complementada con otros alimentos.

Sus principales componentes son: agua, proteínas, minerales, vitaminas hidratos de carbono, grasas y elementos que permiten proteger contra las infecciones y las alergias, además de estimular el desarrollo del propio sistema inmune del lactante.

Para la matrona Gestora de los Cuidados de Matronería del Hospital El Carmen, Carol Salazar, la leche humana no sólo otorga beneficios biológicos, sino que además fortalece el vínculo entre madre e hijo, “si bien la lactancia favorece el apego, no es una condición sine qua non para este, ya que depende de muchos factores, por lo que las mujeres deben dejar fluir este momento con calma y serenidad, pero lo habitual es que se vive con mucha presión, dudas y temores”.

Por esta razón es importante que las mujeres y sus familias entiendan que dar pecho es un proceso, y como todo proceso necesita tiempo y adaptación.

La profesional  invitó a las madres a vivir este periodo con calma y paciencia, ya que el estrés podría entorpecer el periodo de lactancia.

Isabella Peinecura, quien tuvo a su segunda hija el pasado 16 de marzo, en nuestro centro de salud, detalló su experiencia durante el periodo de lactancia y la importancia del vínculo con sus hijas en este proceso, “con mi primera hija no tuve problemas para amamantar, no tuve heridas ni dolores, por lo que para mí fue una experiencia linda y perfecta, y espero que sea igual con Martina”.

La madre explicó que en este proceso fue fundamental el apoyo de la familia y la orientación de su matrona, “mi consejo para las madres es que no se pongan nerviosas y no sean prejuiciosas al momento de dar leche a sus hijos, yo lo hago en cualquier lado, no importa donde esté, porque se trata de la alimentación de mi hija, y eso para mí es lo importante”.

Recomendaciones de la matrona

Durante el periodo de lactancia, la matrona del HEC, Carol Salazar, recomienda libre demanda, es decir, cuando el bebé lo requiera. Pese a que esto pueda ser un proceso agotador, es importante que las madres tengan una buena alimentación, o puedan tener el descanso que necesitan mientras su hijo o hija duerme, sostuvo Salazar.

Cuando vaya a amamantar a su bebé busque una posición cómoda, cuidando su cuerpo, manteniendo un buen apoyo en su espalda, aprovechen los cojines de lactancia para favorecer la comodidad de ambos (..) permanezcan en un lugar tranquilo, que les permita conectarse”.

El dolor de las grietas en los pezones suele ser habitual, incluso a veces corresponde a malas técnicas de acople entre la boca de su hijo y el pecho materno; mientras vive este proceso, la madre irá reconociendo también la forma en que el dolor disminuye hasta que cede por completo y comienza una segunda etapa, menos dolorosa, con la mujer más confiada, tranquila y con un conocimiento mutuo entre ella y su bebé.

En el caso de los dolores y heridas en los pezones durante la lactancia, la matrona del HEC señala que “como recomendación para el cuidado de las mamas, deben lavarlas siempre después de dar pecho, utilizar sostén de algodón, y aplicar de su propia leche en los pezones para favorecer la cicatrización de las grietas”.

La profesional agregó que la lactancia materna hasta los 6 meses y una alimentación apropiada los primeros años de vida, otorgará mayores probabilidades de disminuir el riesgo de obesidad, hipertensión, diabetes, y de generar enfermedades cardiovasculares en la tercera o cuarta década de vida.

En ese sentido, la Gestora de los Cuidados de Matronería del Hospital El Carmen de Maipú, Carol Salazar, incentivó a las madres a confiar en ellas mismas y apoyarse de alguien que les de tranquilidad y seguridad en este proceso de lactancia.